Mi enigmática Björk, una artista inimitable

1 mayo, 2018 Blog
Börjk

Icono de la modernidad, sobre todo del pop, la islandesa Björk representa la apuesta por el eclecticismo, la diversión y la transgresión. Es una de mis artistas de culto y fuente de inspiración no solo por su música, sino también por su forma de vestir y peinarse.

Y es que Björk no deja a nadie indiferente y menos a mí. Si en algún momento me quedo atascado trabajando en mi salón de peluquería, solo tengo que recurrir a alguna imagen de ella, que ha quedado grabada en mi memoria.

Son de esos recuerdos imborrables por lo impactantes que llegaron a ser; producto de una artista plástica incomparable. Tenemos mucha suerte de que siga creando música, imagen, así como modernidad para nosotros.

Dame tu opinión

He compilado diez flashes de esta gran cantante que conservo en el saquito que guarda mis influencias artísticas. En realidad, no sé si se ha convertido en un icono artístico y del pop a golpe de efecto o si lo ha hecho de manera reflexionada. Tú, ¿qué crees? Como todo, supongo que resolveremos el enigma estudiando juntos su evolución.

Por eso, he seleccionado esta decena de looks muy visuales e impactantes, que aparentemente no guardan mucha relación estéticamente, pero que al compartir el modelo que tienen en común, resultan fruto de un espíritu rompedor y muy subversivo, que no es poco.

Creatividad

Björk atesora una vida creativa bastante intensa porque empieza a crear en los 90, siendo muy jovencita. Salió de su islita en Islandia y formó el grupo The Sugarcubes, que tuve la oportunidad de ver en el País Vasco.

Börjk

 

En aquella época tenía un look más punk, inocente y menos espectacular que en la actualidad. Así aparece en la foto de la izquierda, con una camiseta diseñada por Ren y Stimpy.

Los inicios de Björk

Corre el año 1990 y la islandesa es aún muy joven: con apenas 25 años, decide trasladarse a Londres, donde recibe el impacto de la corriente vital y musical que hierbe en Inglaterra, el Punk.

Ya entonces, disfruta marcando su personalidad: no comía carne y su obsesión era dar una imagen muy potente consistente en vestir cuello cisne y mangas excesivamente largas. Un poco estrambótica, con coletas, faldas largas, que le llegaban hasta el suelo; resulta muy divertida.

La etapa Manga

La foto que data de 1991 me hace mucha gracia porque Björn asemeja a una figura del Manga japonés con moñetes en distintas partes de la cabeza, maquillaje muy oriental y tocada con un pañuelo de seda que le tapa hasta los piés. Quedan muy rompedores sus botes de monte. Regala una imagen espectacular que crea tendencia.

En el look de 1996, exhibe su estela rockera con cabello suelto, greñoso y empleando elementos como faldas de tipo budista con playeras (algo que se lleva ahora, lo que demuestra su carácter visionario). Entonces, llevaba el típico look de lavandería que llamaría la atención en Bilbao.

Chaqueta de topos y tabis, y levita azul combinada con zuecos japoneses forman un conjunto que no pasaría desapercibido en 1997. Usó esta imagen en una gira de U2 por Europa. Cuando se muestra así, la considero un alienígena del futuro que se esfuerza en imitar a un terrícola. En este sentido, creo que se siente un poco confundida por la falta de lógica de los seres humanos. Es muy divertida, y humana.

Original y creativa

El año 2000 es el del vestido de tul rosa, un icono. Empieza a comprobarse sobre la alfombra roja que esta chica convence por su originalidad y creatividad. Para entonces, ha cambiado su estilo y sofisticado su peinado con un corte bob, flequillo desfilado y puntas desgastadas. La indumentaria es muy cañera y cumple los requisitos exigidos a una ARTISTA.

Presentaciones de giras musicales, alfombras rojas… nada se le resiste a Björk. En la gala de los Premios Oscar de 2001, luce un vestido de cisne obra del diseñador macedonio Marjan Pejoski como si lo llevara colgado del cuello, al cisne, me refiero. Lleva una melena más larga, decapada de color negro dando un gran contraste.

El look de 2003 (primera foto a la izquierda) vira hacia la excentricidad con la cara cubierta de cristal y una falda de plumas de marabú. Es un look auténtico, inspirador, que no tiene comparación con los anteriores. Parece extraído de un cuadro. La imagen que sigue tampoco tiene desperdicio: de blanco virginal, parece que no quiere ser reconocida. Va vestida de Marlou Breuls.

Un gran salto

Pasan unos años, y nos encontramos en 2008, cuando se exhibe cubierta de pompones de terciopelo para presentar uno de sus trabajos, como si fuera una duendecilla, algo que pone de nuevo sobre el tapete la faceta excéntrica de Börjk, propia de una marciana. Su imagen es obra del peluquero y artista Scoren Bach.

Enmascarada

En 2016, recurre de nuevo a una máscara que cubre su rostro y su cabello. Con una combinación roja con volantes, da una imagen muy potente obra del diseñador James Merry. Por último, te muestro una fotografía de 2017, en la que Björk parece un espantapájaros, pero imitando obras de Van Gogh.

Como ves, nada se le resiste a Björk, una pequeña cantante de gran envergadura artística, que da mucho juego para hablar. Cuando quieras, profundizamos en su figura. Visita nuestra peluquería y charlamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.