El cabello dorado no es una meta, es un estado, que se lo pregunten a Marilyn

16 julio, 2018 Blog
Cabello dorado y rubio

Opino que tienes que ser rubia una vez durante tu existencia. Si no, que se lo pregunten a Marilyn Monroe, que explotó el rubio, el dorado, como nadie. Y te expongo mis argumentos.

Rubio, color protagonista toda la vida

Creo que es uno de los colores por excelencia, que siempre es tendencia, está de moda, sienta bien y te voy a exponer las razones.

El rubio no es un color, es un estilo de vida, una actitud. De modo que nunca puede ser el resultado de una decisión ocasional, puntual, sino que nace de una opción muy meditada, que requiere una preparación y para la que tienes que darte un margen de tiempo.

Para empezar, y si quieres acertar con el tono deseado, es importante tener en cuenta el color de tu cabello. Nunca sabremos el color exacto de Marilyn Monroe, pero le quedaba genial y fue porque se atrevió con un color excesivo, el dorado.

En el camino hacia la meta dorada, las personas rubias o castañas, de cabellos más claros, lo tiene, más fácil que las que sean más morenas y tengan un color de pelo más oscuro. Este es un factor muy a tener en cuenta.

Otros factores atenuantes en el camino hacia el dorado

La hidratación

Ser rubia no se reduce a limitarse a llevar un color de la escala cromática determinada. Tienes que asumir una responsabilidad con tu pelo; si quieres mantener tu rubio intacto, el cabello ha de estar brillante. ¿Cómo lograrlo? Es una buena pregunta. Pues con una hidratación profunda aplicada de manera regular y tras cada lavado.

¿Existe el rubio ideal?

Sí, cada temporada tiene su rubio ideal. Este pasado invierno, por ejemplo, la tendencia han sido los rubios nórdicos, muy hielo, fríos, acordes con la estación.

Ahora, en verano, sin embargo, nos inclinamos por los dorados, que, a mi juicio, son más favorecedores, dan calidez al pelo y lo iluminan. Se conocen en el argot de los peluqueros e influencers como lo colores baby bloom.

Mis apuestas

Con unas mechas Balayage en las puntas, conseguimos con los baby bloom romper la homogeneidad del color e insistir en la sensación de naturalidad.

Buscando un equilibrio, otra tonalidad que me gusta mucho y hago en mi salón es una combinación entre marrones y rubios. Con esta mezcla, trato el pelo de modo que no quede ni demasiado claro, ni oscuro; que luzca alejado de los contrastes.

Rubios con tono anaranjado

Sobre esta misma base de cabello dorado, para conseguir otro color, aplico tonos anaranjados que dan una vistosidad muy veraniega e incluso, crepuscular.

Y lo que más abunda en verano en las playas es descuidar las raíces a propósito decolorando las puntas para que queden platino dándole este toque grunge.

Creo que te he dado ideas para que te atrevas pronto con los tonos dorados. Venga, anímate y si tienes todavía alguna duda, consúltanos, que estamos a tu total disposición.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.